Durante las vacaciones las mamis solemos descansar, aunque solo de la rutina escolar, porque tener a los pequeños en casa implica el doble del trabajo habitual.

Pero entre días de recreación y descanso, muchas veces dejamos para último momento los arreglos y compras necesarias para el regreso a clases. ¿la consecuencia? Estrés, corredera, ansiedad, pero sobretodo mayores gastos.
.
Sin duda, el regreso a clases representa un pico importante en los gastos familiares de todo el año. Y como no es un gasto fijo sino ocasional, es fundamental planificarlo, es decir ahorrar un monto mensual destinado al concepto de Inscripción, matrícula, útiles escolares y uniformes.

Sin embargo, en mi experiencia, estoy consciente de que no todas las mamis lo hacen, yo misma pasé por eso, me costaba planear estas compras con tiempo y era terrible. Pero ¿sabes? Cuando comencé a llevar las cosas en orden, aprendí a distribuir de la mejor manera mi presupuesto y tener todo listo con antelación. Y aquí te dejo algunos tips que pueden ayudarte a afrontar la aventura del regreso a clases y salir exitosa del proceso.


1) Planifica. Para iniciar traza un plan, en el que tomes en cuenta cada paso que debes dar, revisa todo lo que debes comprar, ajustar, completar, reponer, etc. Fíjate en quienes serán tus aliados, que te acompañarán en las compras (tu esposo, tu hermana, hijos mayores, etc) y cuales tareas puedes delegar. De la misma manera determina las puertas que tocarás, los proveedores o sitios a los que acudirás a realizar las compras. Coloca fecha a cada tarea y revisa con cuidado, con qué presupuesto cuentas.


2) Realiza un inventario exhaustivo: Al término del año escolar seguro quedaron cuadernos con muchas hojas por utilizar, materiales que se usaron muy poco e implementos que están en buen estado. Un ejemplo de esto, son los suéteres escolares, algunos creyones, marcadores, borradores, etc. Si tus pequeños usaron un morral de calidad, de seguro lo podrás utilizar de nuevo. Revisa si es necesario ajustar o reparar algún cierre y listo. En este inventario, puedes considerar algún tipo de intercambio de algún material o uniforme con algún familiar o amigo cercano. Por ejemplo, los libros de lectura que se hayan conservado pueden fácilmente intercambiarse y volverse a utilizar.


3) La lista detrás de la lista: Sí, ¡leíste bien! Eso existe. Muchas veces puedes caer en el error de ceñirte tan solo a la lista escolar. Pero resulta que hay una serie de gastos secundarios o indirectos que son imprescindibles y que nadie te los indica en una lista como tal. A esto es lo que llamo la lista detrás de la lista. Por ejemplo, compraste todos los libros y cuadernos, pero debes identificarlos y forrarlos. Lo mismo ocurre con los uniformes, debes buscar la forma de identificarlos sin dañarlos. En mi caso, mandé a bordar una especie de portanombres en tela. Todos los años los coloco cosidos a los uniformes, son perfectamente lavables, y al término del año escolar, los descoso y los vuelvo a utilizar al año siguiente en los nuevos uniformes. De igual manera, considera que a la los uniformes debes hacerles ajustes de ruedos, costuras, bordados, etc.

Otros gastos adicionales son los implementos para la alimentación, envases, tazas, termos, etc; identificadores, toallitas húmedas, antibacteriales para su uso personal, portaminas para los niños más grandes, implementos para las actividades extracurriculares, manteles individuales, un stock mínimo de materiales para realizar las tareas en casa, tales como pega, tijera, creyones, revistas, cartulinas, entre otros. Si tus bebés van al maternal, considera comprar las bolsitas tipo ziploc, pañales, sábanas, etc.

Es importantisimo, fundamental, o clave

Yo misma me enredaba y era terrible. Pero ¿Sabes? Aprendí... Y aquí te dejo


4) Presupuesta: En una economía hiperinflacionaria es difícil seguir un presupuesto de manera estricta. Es verdad, sin embargo en la planificación debes establecer un monto para cada rubro, es decir, partir de un monto global que te permita tener control de las compras y adquirir solo lo necesario, comparando precios y buscando las mejores opciones. Cuando recibí la lista escolar, pedí un presupuesto de todos los materiales en una librería. Con ese monto tuve idea del monto que debía destinar para adquirir todo lo que allí estaba escrito. Finalmente, luego de mi inventario, salí, busqué los mejores precios y pude cumplir con todo con un presupuesto un poco menor al que había proyectado inicialmente.


5) Compra calidad: ese dicho que dice "lo barato sale caro" es muy cierto y pertinente en los asuntos escolares. Hay algunas cosas en que puedes variar la calidad, pero en rubros como calzado, morrales, creyones, etc, es importante que inviertas en materiales duraderos ¡Se desgastan mucho por el uso! Así que una buena inversión aquí te ahorrará desembolsos antes de lo previsto.

6) Enseña finanzas a los niños: Esto puede sonar rebuscado. Pero si los niños participan en el proceso de compra o por lo menos preparación de sus útiles, puedes explicarles que éstos tienen un valor, de manera natural y abierta, podemos decirles que se compraron con el dinero que mamá y papá obtuvieron por sus trabajos realizados, por lo tanto deben cuidarlos y conservarlos.

Querida mami, si no has iniciado en las actividades y compras para el regreso a clases, el momento es ahora. Recuerda que ser precavida es una de las herramientas más poderosas para cualquier mamá, y para este nuevo año escolar mi mejor consejo es: ¡Más planificación y menos improvisación!
.
Si tienes algún otro tips para el regreso a clases que nos puedas compartir, te leo.

Mariana Alemán

@net_mamá