Trabaja Mamá le saluda cordialmente y les felicita por su emprendimiento que es realmente original y hermoso, somos una plataforma online que promueve y apoya a las madres emprendedoras es por eso que en esta oportunidad resaltamos este valioso emprendimiento con extraordinarios y didácticos juguetes.

. ¿Quien está detrás de Hatua?

Mi nombre es Marisabel Jaramillo Tenorio tengo 32 años soy de Tulua Valle-Colombia, estudie la carrera de psicología, vivo en Tuluá, soy la mayor de 4 hermanos. A finales de 2015 conocí a mi esposo y quedamos en embarazo de Lorenzo y nació en abril del 2017 y Hatua nació en Julio de 2017.



¿Cuándo te diste cuenta de que eras una emprendedora y cuál fue el primer pasó a seguir?

Yo considero que toda la vida he sido emprendedora, incluso antes de que me hijo naciera, toda la vida he vendido de todo y pues mi hijo me dio la fuerza para llevar a cabo algo más organizado, no solamente para mí, sino también para el bien de las personas; de alguna manera yo sentía en el corazón que era emprendedora, y es que yo creo que un emprendedor nace y es algo que una siempre sabe pero no se tiene la suficiente confianza, hasta que la vida te presenta circunstancias en las que tienes que agarrar el valor para hacer las cosas.



¿Cómo surge Juguetes Hatua?

No me lo van a creer pero juguetes Hatua surge como algo concreto en agosto de 2017 pero juguetes hatua tuvo un recorrido largo antes de ser lo que es ahora; resulta que el nombre lo soñé en 2013 fue un sueño muy bonito, y nunca se me quito el nombre la cabeza, incluso quería montar un colegio, o un centro de estimulación, paso por una fluctuación de muchas cosas ya que yo quería ayudar porque sentía una responsabilidad importante con los niños, pero finalmente con el nacimiento de mi hijo fue que todo se puso en orden, todo se fue dando de una manera tan bonita, sin esfuerzo y todas las puertas se abrieron. Yo siempre he dicho que cuando uno hace las cosas con amor el universo le devuelve el amor y de eso están hechos los juguetes Hatua, de amor porque lo que hizo surgir juguetes Hatua fue el amor por mi hijo y hay no hay pierde, y realmente quiero llenar de amor a todos los hogares de los pequeños con juguetes con una crianza consciente, respetuosa y el acercamiento a materiales naturales y desestructurados.

¿Alguna vez te has sentido a punto de tirar la toalla con respecto a tu emprendimiento?


No, nunca ni por una milésima de segundo he tirado la toalla, yo sé y estoy segura que esto es lo que debo hacer; esto es lo que trajo mi hijo para mí y esto es para él, por él y gracias a él y de esa manera no existe posibilidad de tirar la toalla en este camino.


¿Por qué este tipo de juguetes y no uno convencional?


Este tipo de juguetes tiene que ver con cómo yo pienso como debe ser la crianza para nuestros hijos, buscando alternativas diferentes para la crianza de nuestros hijos, en términos de aprender a aprovechar el tiempo libre, el tiempo de juego, de manera que ellos puedan crear algo maravilloso, y en ese sentido las primeras creaciones son a través del juego y a partir de eso cuando sean grandes tengan más seguridad en sí mismos y hagan que sus sueños se conviertan en realidad.

¿Cuál es el beneficio de este tipo de juguetes para nuestros hijos?


Son muchos, lo primero es que ellos aprenden a jugar y cuidar con un juguete hecho de lo natural algo que viene de la tierra, cuando eso pasa ellos se vuelven más compasivos con la tierra. En términos cognitivos, se desarrolla la creatividad de los niños. En términos ecológicos, son juguetes que van a durar toda la vida, porque la madera es eterna, tal vez se desgaste la pintura un poco pero el juguete puede durar toda la vida. El diseño simple de estos juguetes, va mucho más allá, esa simplicidad de los juguetes es súper importante para el desarrollo integral de los niños sobre todo porque si por ejemplo tenemos un animalito que está solo en madera, el niño puede poner el animal del color que quiera en su imaginación, el niño puede solo con la forma de la vaca convertir esa vaca en perro, es decir si viene una vaca pintada de vaca el niño no tiene más posibilidades que esa, y ahí es cuando les estamos quitando su posibilidad de expandir sus dotes creativas y su potencial cognitivo. La manera de jugar es muy personal, por ser un juguete desestructurado, es algo que será único para él y viene de su alma y de su ser no desde el juguete mismo.


¿Cómo combinas tu rol de madre con tu emprendimiento?

Precisamente por ello fueron creados los juguetes, porque siempre estoy con mi hijo al igual que mi esposo , ya que ambos trabajamos desde casa, y tenemos nuestro taller en casa de manera que podamos estar con nuestro hijo, es una gran bendición. Para poder brindarle a mi hijo todo de mí en términos de crianza respetuosa, de amor y cuidado, y también para mostrarle a las mamás que sí se puede y para darles la oportunidad a estas mamás a que acudan a este tipo de juguetes y a este tipo de metodologías y pedagogías para la crianza para sus hijos, porque es un sí, sí, sí por todas partes.

¿Qué es lo más difícil de emprender siendo mamá?

Lo más difícil es el tiempo, el saber en qué momento se hace esa división entre familia y trabajo, es algo con lo que yo estoy segura que las madres emprendedoras nos enfrentamos día a día el saber cortar con el trabajo y decir bueno ya es hora de el tiempo familiar, se acabó el trabajo por hoy. Es lo único de resto todo es positivo, todo el trabajo y el esfuerzo vale la pena.

¿Qué sugerencia les das a las madres que apenas inician su camino al emprendimiento?


Mi sugerencia para las mamás que quieren emprender es que sí se puede, que tienen que confiar en sí mismas, que lo que ustedes están visualizando se puede lograr, aunque muchas personas les digan que no se puede ustedes deben creer que sí. Lo segundo es hacer, no dejar para mañana nada, hágalo, que lo hagan desde la luz y el amor, sean constantes y luchen por sus sueños.

Tus redes sociales

Hatúa

Marisabel Jaramillo Tenorio

Celular: +57-3003327103

correo hatuamadera@gmail.com

Instagram @hatuamadera


Entrevista realizada por: Roxanna Yepez.