6 consejos financieros para ahorrar

by Escritora 31/08/2019


Durante las vacaciones las mamis solemos descansar, aunque solo de la rutina escolar, porque tener a los pequeños en casa implica el doble del trabajo habitual.

Pero entre días de recreación y descanso, muchas veces dejamos para último momento los arreglos y compras necesarias para el regreso a clases. ¿la consecuencia? Estrés, corredera, ansiedad, pero sobretodo mayores gastos.
.
Sin duda, el regreso a clases representa un pico importante en los gastos familiares de todo el año. Y como no es un gasto fijo sino ocasional, es fundamental planificarlo, es decir ahorrar un monto mensual destinado al concepto de Inscripción, matrícula, útiles escolares y uniformes.

Sin embargo, en mi experiencia, estoy consciente de que no todas las mamis lo hacen, yo misma pasé por eso, me costaba planear estas compras con tiempo y era terrible. Pero ¿sabes? Cuando comencé a llevar las cosas en orden, aprendí a distribuir de la mejor manera mi presupuesto y tener todo listo con antelación. Y aquí te dejo algunos tips que pueden ayudarte a afrontar la aventura del regreso a clases y salir exitosa del proceso.


1) Planifica. Para iniciar traza un plan, en el que tomes en cuenta cada paso que debes dar, revisa todo lo que debes comprar, ajustar, completar, reponer, etc. Fíjate en quienes serán tus aliados, que te acompañarán en las compras (tu esposo, tu hermana, hijos mayores, etc) y cuales tareas puedes delegar. De la misma manera determina las puertas que tocarás, los proveedores o sitios a los que acudirás a realizar las compras. Coloca fecha a cada tarea y revisa con cuidado, con qué presupuesto cuentas.


2) Realiza un inventario exhaustivo: Al término del año escolar seguro quedaron cuadernos con muchas hojas por utilizar, materiales que se usaron muy poco e implementos que están en buen estado. Un ejemplo de esto, son los suéteres escolares, algunos creyones, marcadores, borradores, etc. Si tus pequeños usaron un morral de calidad, de seguro lo podrás utilizar de nuevo. Revisa si es necesario ajustar o reparar algún cierre y listo. En este inventario, puedes considerar algún tipo de intercambio de algún material o uniforme con algún familiar o amigo cercano. Por ejemplo, los libros de lectura que se hayan conservado pueden fácilmente intercambiarse y volverse a utilizar.


3) La lista detrás de la lista: Sí, ¡leíste bien! Eso existe. Muchas veces puedes caer en el error de ceñirte tan solo a la lista escolar. Pero resulta que hay una serie de gastos secundarios o indirectos que son imprescindibles y que nadie te los indica en una lista como tal. A esto es lo que llamo la lista detrás de la lista. Por ejemplo, compraste todos los libros y cuadernos, pero debes identificarlos y forrarlos. Lo mismo ocurre con los uniformes, debes buscar la forma de identificarlos sin dañarlos. En mi caso, mandé a bordar una especie de portanombres en tela. Todos los años los coloco cosidos a los uniformes, son perfectamente lavables, y al término del año escolar, los descoso y los vuelvo a utilizar al año siguiente en los nuevos uniformes. De igual manera, considera que a la los uniformes debes hacerles ajustes de ruedos, costuras, bordados, etc.

Otros gastos adicionales son los implementos para la alimentación, envases, tazas, termos, etc; identificadores, toallitas húmedas, antibacteriales para su uso personal, portaminas para los niños más grandes, implementos para las actividades extracurriculares, manteles individuales, un stock mínimo de materiales para realizar las tareas en casa, tales como pega, tijera, creyones, revistas, cartulinas, entre otros. Si tus bebés van al maternal, considera comprar las bolsitas tipo ziploc, pañales, sábanas, etc.

Es importantisimo, fundamental, o clave

Yo misma me enredaba y era terrible. Pero ¿Sabes? Aprendí... Y aquí te dejo


4) Presupuesta: En una economía hiperinflacionaria es difícil seguir un presupuesto de manera estricta. Es verdad, sin embargo en la planificación debes establecer un monto para cada rubro, es decir, partir de un monto global que te permita tener control de las compras y adquirir solo lo necesario, comparando precios y buscando las mejores opciones. Cuando recibí la lista escolar, pedí un presupuesto de todos los materiales en una librería. Con ese monto tuve idea del monto que debía destinar para adquirir todo lo que allí estaba escrito. Finalmente, luego de mi inventario, salí, busqué los mejores precios y pude cumplir con todo con un presupuesto un poco menor al que había proyectado inicialmente.


5) Compra calidad: ese dicho que dice "lo barato sale caro" es muy cierto y pertinente en los asuntos escolares. Hay algunas cosas en que puedes variar la calidad, pero en rubros como calzado, morrales, creyones, etc, es importante que inviertas en materiales duraderos ¡Se desgastan mucho por el uso! Así que una buena inversión aquí te ahorrará desembolsos antes de lo previsto.

6) Enseña finanzas a los niños: Esto puede sonar rebuscado. Pero si los niños participan en el proceso de compra o por lo menos preparación de sus útiles, puedes explicarles que éstos tienen un valor, de manera natural y abierta, podemos decirles que se compraron con el dinero que mamá y papá obtuvieron por sus trabajos realizados, por lo tanto deben cuidarlos y conservarlos.

Querida mami, si no has iniciado en las actividades y compras para el regreso a clases, el momento es ahora. Recuerda que ser precavida es una de las herramientas más poderosas para cualquier mamá, y para este nuevo año escolar mi mejor consejo es: ¡Más planificación y menos improvisación!
.
Si tienes algún otro tips para el regreso a clases que nos puedas compartir, te leo.

Mariana Alemán

@net_mamá

Carta a una Madre Doliente

by Escritora 30/05/2019


El segundo domingo del mes de mayo se celebró el Día de las Madres y el primer domingo del mes de mayo se celebró el Día Internacional de las Madres Dolientes. ¿Sabías que esto existía?

Yo lo supe hace poco por una madre doliente que descubrí gracias a la maravilla de las redes sociales y leerla me ha ayudado muchísimo.

Me identifico con este grupo de madres. Qué difícil es para nosotras el día de las madres, qué difícil es que no nos feliciten, pero más difícil es para las personas que nos aman y están a nuestro alrededor, la verdad es que ellos no saben qué deben hacer.

Creen que si nos felicitan pueden recordarnos momentos dolorosos, hay quienes creen que no deben felicitarnos porque realmente no somos madres y hay quienes reconocen que si no nos felicitan nos sentimos tristes pues nadie nos recuerda. Esta última es la respuesta más cercana a nuestra realidad.

Soy madre de 3 angelitos. Hace 8 años nació mi princesa mayor Alessandra Fabiola, nació de 26 semanas un 12 de Octubre, como toda una guerrera. Por su condición prematura estuvo en terapia intensiva neonatal y a los 23 días de estar luchando por su vida Alessandra abrió sus alitas y tuve que despedirme de ella.

Hace un año me llega la sorpresa de estar embarazada nuevamente, en esta oportunidad por partida doble. Los morochos nacen el 30 de Octubre de 2018, luego de estar casi un mes hospitalizada por pérdida de líquido, Alexander Ibrahim y Amelie Isabella. La historia se repite, luego de varias complicaciones, a las 26 semanas llegan a este mundo. En esta oportunidad yo me vi bastante mal en la cesárea y no tuve la oportunidad de conocer a Alexander, se fue al lado de Alessandra a las horas de haber nacido. Amelie estuvo 10 días en terapia intensiva neonatal, tampoco resistió y se fue a acompañar a sus hermanitos.

Cada día que pasé con mis hijas han sido los días más felices de mi vida, me siento una madre. El dolor por su partida, por no tenerlos conmigo, por no haberles podido dar pecho, por haber salido del hospital con las manos vacías, es un dolor indescriptible.

Hace 8 años era mucho más joven y me refugié rápidamente en el trabajo, no busqué ningún tipo de ayuda y me dije “aquí no pasó nada, me trago mis lágrimas y sigo adelante”. Sufrimos en silencio para no hacer sentir mal a los demás pero sufrimos y nadie nos dice cómo debemos hacerlo, ni nos dan una guía profesional para superar este duelo.

El día de las Madres para mí más nunca fue igual, pocas personas me felicitan y con el pasar del tiempo se acostumbran a ver mis brazos vacíos y dejan de felicitarme a excepción de los más más cercanos.

Este año han pasado 6 meses que perdí a mis morochos, la experiencia ha sido diferente. Gracias a las redes sociales supe que existía toda una comunidad enorme de Madres Dolientes regadas por el mundo, que han escrito libros y blogs maravillosos sobre algo que se llama "duelo estacional", que no estoy sola en mi dolor y que hay muchas mujeres que me entienden y eso me ha ayudado mucho, además del gran apoyo de los que me aman.

Definitivamente no hay palabras ni consuelo para quien ha perdido un hijo, sin importar el tiempo que tenía, meses de embarazo o días de nacido, pero lo que sí es cierto es que no podemos ignorarlas, no pueden ignorarnos, existimos y nuestros hijos también.

Fernanda Olguin en su blog Mirar al cielo deja muy buenas recomendaciones para las personas que están cerca de padres en duelo, sobre qué hacer y qué no hacer en esa situación.

¿Qué hacer?

1. No dejarlos solos. El simple hecho de estar a su lado sin decir nada hace sentir el afecto.

2. Cuando quieran hablar escúchenlos sin juzgar.

3. Cuando hablen del o los bebés, hágalo por sus nombres es muy lindo reconocer su existencia.

4. Denle el mismo apoyo tanto al papá como a la mamá, ambos están atravesando el mismo dolor.

¿Qué NO hacer?

1. Desviar el tema cuando quieran hablar de su bebé. Nada es más triste que sentir que mis bebés no son importantes.

2. Comparar su dolor con algo parecido como la muerte de una mascota o algo similar, sí, hay quien lo ha hecho.

3. Decir que saben cómo se sienten si nunca han pasado por ello.

4. Presionar o forzar a que estén mejor, no hay tiempo exacto, pueden pasar incluso años.

¡¡NO DIGAS!!

1. "Siempre es mejor lo que sucede. Por algo pasan las cosas. Te imaginas si..." La verdad es que si me lo imagino y hubiese sido feliz con lo que me tocara pero con mis bebés en mis brazos.

2. "Eres joven, puedes tener más hijos". Ningún otro hijo ocupa el lugar de nuestros angelitos.

3. "Ya supéralo, ya pasó". No se supera la muerte de un hijo, se aprende a vivir con el dolor.

4. "Dios necesitaba un angelito más en el cielo". Yo quiero disfrutar de mis hijos aquí en la tierra.

Espero que esto pueda servir de ayuda a todas aquellas madres dolientes y a aquellos que están a su alrededor.

Si tienes a alguna madre que ha perdido un hijo en edad prematura o ha sufrido una pérdida en embarazo, abrázala muy fuerte y dile: ¡Feliz día mamá, eres una mujer fuerte!.

Autora: Milangela Araque

La depresión en las madres

by Escritora 01/08/2018


Hablar de la depresión, es repasar las líneas del diccionario de la real academia en el que la define como un trastorno mental que se manifiesta en profunda tristeza, decaimiento anímico y autoestima baja.

Es cierto que hablar en el contexto completo de la depresión podríamos abordar áreas como la depresión en los hombres, la depresión producto de un duelo, la depresión infantil, entre otros. Sin embargo, en esta ocasión, queremos ser voceros de la depresión posparto o en general un enemigo silencioso detrás de una de las etapas más hermosas en una mujer, el ser madre.

Este trastorno ha estado presente desde el origen de la humanidad y se caracteriza por una alteración emocional durante el trabajo hormonal que realiza el cuerpo de la mujer después del parto, es decir, lo que comúnmente llamamos cuarentena.

Por lo general solemos confundir la depresión posparto con procesos depresivos producto de situaciones del día a día.

A las mujeres nunca nos dicen la historia cruda que hay detrás de ser madre. No es ninguna tarea fácil y creemos que con los simples consejos de “aprovecha y duerme bastante o disfruta el estar en el baño por mucho rato” tendremos todo resuelto.

Nadie nos dijo que muchas veces llegaríamos a ver a nuestros hijos como pequeños monstruos con pelos que andarían por la casa con autoridad y marcando terreno cuando están los abuelos.

Ser madre es complejo porque al abrazarlos y sentir su olor así estén sudados de correr en la casa, sabemos que son nuestros. Lo único propio que tenemos en la vida.

Ser madre hoy en día es una tarea doblemente ardua; tenemos que lidiar con las críticas de las personas que están en nuestro entorno - primas, tías, mamá, abuelas, suegra y muchas veces del marido o padre de los hijos- que hacen comentarios como si tuvieran una cátedra evaluada sobre 20 puntos de cómo ser la madre perfecta.

Sumado a esto, también somos bombardeadas por una cantidad exagerada de imágenes en las redes sociales de mujeres hermosas con hijos hermosos y con todo en su entorno perfecto. Ni llantitas les sobran en la cintura ¡Algo que de verdad deprime! En este caso, debes recordar que las Influecers son personas igual que tú, pero que su trabajo es convertir su imagen en una marca que venda y genere ganancias al promocionar todo lo que publican. Hay productos que sin ellas lo anuncien, igual los venden porque esa mujer bonita con “una familia perfecta” lo está usando.

Estamos seguras que esa Influencer que tú tanto quisieras ser, al bajar la cámara del móvil se quita hasta el maquillaje y sigue en su rutina echando carreras detrás de los hijos.

Amiga mía, NADA de lo que ves ahí es del todo real. Puede que la belleza física si exista en esa foto; pero lo que no sabemos es qué aplicación de retoques y maquillaje utiliza esa madre.

En la actualidad, son muchos los factores que nos llevan a caer en depresión, pero la principal, es que nos llegamos a sentir solas. Hay un momento del proceso de ser mamás donde se juntan todos los elementos de nuestras vidas (trabajo, relaciones familiares, amistades y de pareja), todo esto influye haciéndose un coctel de emociones que muchas veces se nos derraman del vaso llamado vida.

Es ahí donde no encontramos explicación y nos metemos en una burbuja de dolor; esa tristeza por falta de palabras de aliento nos comienza a carcomer en absoluto silencio. He ahí el eje del asunto. ¡Presta atención!

La depresión en la mayoría de los casos no es asumida ni diagnosticada porque la confundimos con cambios de humor comunes, lo cual, no son normales. El entorno es muy probable que no se dé cuenta de lo que te ocurre. Comienzas a llorar sola en el baño, cuando hablas con otras personas se te hace un nudo en la garganta, hay casos en los que ni te provoca lavarte los dientes y te levantas de la cama solo porque sabes que tienes bajo tu responsabilidad de un ser humano que no se sabe defender.

Hay casos más críticos, donde se han registrado que mujeres les han hecho daño a sus hijos producto de rabia –depresión- no atendida o se hacen daño a sí mismas. A este punto es donde no queremos que lleguen más mujeres.

Es momento de que sepas que la comunidad de madres cada día nos estamos haciendo una colmena inmensa para apoyarnos unas a otras en esta fuerte labor. Son tiempos difíciles que no debemos asumir solas.

  • Si te sientes triste y generalmente no eras así, observa tus nuevos hábitos.
  • Cuéntale a otra persona como te sientes, no te quedes callada.
  • En las redes sociales cuentas con una gran lista de profesionales en el área que al leerte sabrán darte la palabra correcta para hacerte sentir mejor.

Sabemos que crear confianza con otras personas cuesta un poco, sin embargo, puedes hacer cosas tu sola que te ayuden a elevar tu estado de ánimo:

  • Coloca música alegre.
  • Abraza a tu hijo (a). Pídele que te regalen un abrazo, dile que hoy necesitas que te abracen. Está comprobado científicamente que los abrazos refuerzan nuestra parte afectiva y aumentan la sensación de seguridad.
  • Si tienes base en alguna religión, ve a tu iglesia y medita. Llora todo lo que tengas que llorar, nadie te puede juzgar por eso. Al contrario, siempre en los centros de oración hay personas que están en constante trabajo de voluntario y es posible que se sienten a tu lado para escucharte.
  • Si sabes que al verte al espejo no eres la misma, busca ayuda. Los psicólogos no te arreglaran la vida pero si te darán las técnicas adecuadas para que vayas superando esta etapa.
  • Busca un grupo de madres por WhatSapp o en redes sociales que converses con ellas. Intercambia ideas y experiencias.
  • Mirate al espejo y repite que eres hermosa, que crees en ti. Tú eres tu principal fuente de amor y por eso te amas incondicionalmente.

Amiga, la maternidad es parte de la vida y a ella no podemos llevarla solas sin fe. En este caso, la maternidad tampoco la podemos llevar solas sin compartir nuestras experiencias con otras madres.

La ventaja de todo esto es que estamos en medio de una evolución donde la tecnología está jugando a nuestro favor, porque podemos ayudarnos con todas las herramientas que allí están.

No tomes como un juego o como algo normal tus cambios de hábito o manera de ser. A falta de la ciencia que buscara herramientas para ayudarnos, las mujeres de antes sufrían muchísimo y a veces no superaban esta etapa por lo cual, pasaban sus días llenas de tristeza y en un entorno tóxico.

Ahora todo puede ser distinto si te dejas tender la mano.

Andreina Arráez

Hire a mom